un espacio para los que viven sin manual

lunes, 14 de marzo de 2011

することができます (Se puede)




¡A Japón!

Si me ves cansado fuera del sendero,
ya casi sin fuerzas para hacer camino.

Si me ves sintiendo que la vida es dura,
porque ya no puedo, porque ya no sigo...
ven a recordarme cómo es un comienzo,
ven a desafiarme con tu desafío.

Muéveme en el alma, vuélveme al impulso,
llévame a mí mismo.

Yo sabré entonces encender mi lámpara
en el tiempo oscuro, entre el viento frío.

Volveré a ser fuego desde brasas quietas,
que alumbre y reviva mi andar peregrino.

Vuelve a susurrarme aquella consigna
del primer paso para un principio.

Muéstrame la garra que se necesita
para levantarse desde la caída.

Si me ves cansado fuera del sendero,
sin ver más espacios que el de los abismos.

Trae a mi memoria que también hay puentes,
que también hay alas que no hemos visto,
Que vamos armados de fe y de bravura,
que seremos siempre lo que hemos creído.

Que somos guerreros de la vida plena,
y todo nos guía hacia nuestro sitio.

Y que un primer paso, y que un nuevo empeño,
nos lleva a la forma de no ser vencidos.

Que el árbol se dobla, se agita, estremece,
deshoja y retoña, pero queda erguido.

Que el único trecho que da el adelante
es aquel que cubre nuestro pie extendido.

Si me ves cansado fuera del sendero,
solitario y triste, quebrado, herido.

Siéntate a mi lado, tómame las manos,
entra por mis ojos hasta mi escondrijo.

Y dime. . . ¡Se Puede! , e insiste, ¡Se Puede!,
hasta que yo entienda que puedo lo mismo.

Que tu voz despierte, desde tu certeza,
al que de cansancio se quedó dormido.

Y, tal vez, si quieres, préstame tus brazos,
para incorporarme, nuevo y decidido.

Que la unión es triunfo cuando hombro con hombro
vamos, ¡sí, Se Puede!, con el mismo brío.

Si me ves cansado fuera del sendero,
lleva mi mirada hacia tu camino.

Hazme ver las huellas, que allá están marcadas,
de un paso tras otro por donde has venido.

Y vendrá contigo una madrugada,
la voz insistente para un nuevo inicio.


(anónimo)

32 comentarios:

  1. Un buen relato que acompaña con unos lugares de Japón fabulosos par hacer fotografías
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ..querida,me uno a tu relato (aunque anónimo) es maravilloso...
    ferliz transcripción...
    y buen comienzo de semana para ti...
    abrazo

    ResponderEliminar
  3. Con tu permiso me lo he apuntado Susana, es un poema de superación y de esperanza y esta repleto de una envolvente brillantes.

    Ciertamente la tragedia de estos días nos ha demostrado que no somos nada frente a la naturaleza por muy desarrollados que pensemos que estamos.

    Deberíamos volver a convertirnos en chiquitos, sería una lección de humildad.

    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Por Japón.

    Precioso poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Impresionante, precioso poema. Me sumo a tus palabras anónimas. Es una genialidad mas de las que ya nos tenés acostumbrados.
    Un mando un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda se puede Sus, que bello texto.

    Me ha encantado esta versión de hijo de la luna.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato, ojala el pueblo nipon salga a base de lucha de esta dificil situación

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado leer este poema lleno de esperanzas, lleno de luz para los desesperanzados-

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que se puede, todos estamos con Japón. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. MIESFE – 64: Gracias por pasar y comentar. Seguramente harías maravillosas fotos.
    Un abrazo también.

    ResponderEliminar
  11. Bárbara: únete, me hace feliz. Cuantos más seamos mejor. Los buenos deseos siempre llegan.
    Lo mismo para vos, bella mujer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Flamingo: palabras con buen tino las tuyas. Es una tragedia que nos toca a todos de un modo u otro, porque tiene que ver con una lección de la misma Naturaleza, a la que tanto hostigamos. Contra su furia nada se puede, salvo la humildad ¡bien dicho!
    Apúntatelo sin problemas. Gracias por tu visita y comentario, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Pilar: si por Japón, y esperemos por el bien de la Humanidad que quede sólo en éste “por”… Está delicada la cosa.
    Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Pablo: anda que anda…eso de genialidad me parece que me queda un poco grande. Pero me lo quedo… ¡ay el ego! jaja.
    ¡Un beso también a vos!

    ResponderEliminar
  15. Alvaro: me alegra que te gustara el texto y la versión de éste hijo de la luna, que a mí me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Jairo: ojala sea como decís, ojalá se quede dónde está la tragedia y no crezca. Se necesitará mucho esfuerzo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  17. Amapola: es lo mejor que podemos brindar, acaso una oración y muchas energía positiva. Esperanza, tal como decís.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  18. Lembranza: Claro que se puede. Alentemos y ayudemos.
    Un cariño morriñoso!

    ResponderEliminar
  19. Me encantó Susana y pienso muy parecido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Tus huellas me han traido a tu bello rincón.

    Unos versos de esperanza, ojalá que el pueblo Japonés demuestre una vez más que puede salir del hoyo en el que está sumido.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Sus por cierto hoy tienes una visión alvariana en mi blog.

    ResponderEliminar
  22. Y que un primer paso, y que un nuevo empeño,
    nos lleva a la forma de no ser vencidos.


    Deberíamos de tener esto siempre presente cuando nos llegan momentos difíciles.

    Seguro que los japoneses volverán a resurgir y la catástrofe sólo quedará en un mal recuerdo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Carmela: Me alegra que coincidamos. Me encanta que te encante.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  24. Gara: ¡Bienvenida a mi uno de mis blogs! Y estoy con vos, ¡ojalá! Que el pueblo japonés salga rápido de semejante cuestión y que la Humanidad haya aprendido algo de todo esto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Alvaro: Ya pasé por tu blog. Me has dejado de una pieza con tu mención a mi persona. ¡Que arte tienes! Mil gracias por la deferencia.
    Un besazo, guapo!

    ResponderEliminar
  26. Leodegundia: Un placer leerte. Los japoneses resurgirán, claro, es una de las culturas que más poder de recuperación tiene; sólo espero que la Humanidad haya percibido que también esto encierra una lección, y que podamos “cambiar la conciencia”, y el modo de vida.
    Gracias por comentar y por tu visita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Susana, paso a saludarte y me uno a este post... se puede, siempre se puede, no existe barrera que sea eterna e imposible de superar... depende de nosotros cuando y como poder superar lo que se nos pone frente...

    Un abrazo y feliz semana...

    JALE

    ResponderEliminar
  28. Muchísimas gracias por tu visita y comentario:))) un poema maravilloso:))) te sigo! Para no perderme tus nuevas entradas, y echarle un ojo a lo ya escrito:))) biquiñossss y muy feliz comienzo de semana:))))

    ResponderEliminar
  29. Si me ves cansado, fuera del sendero... no me he perdido, estoy haciendo el camino.

    ResponderEliminar
  30. JALE: Muchas gracias por pasar y comentar. Y si, creo sinceramente, que siempre se puede. Dicen que nuestros dioses nunca nos pondrán una prueba que no podamos superar.
    ¡Un saludo para vos también, y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  31. Plinn… Te doy la bienvenida a mi blog. Gracias por quedarte. Así será, nos seguiremos mutuamente, para mi un placer.
    Bicos a ti también, muy buen fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  32. Outsider: buen giro le hiciste a la frase de la poesía. ¡me gusta! Estamos haciendo el camino.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar