un espacio para los que viven sin manual

sábado, 5 de junio de 2010

mis gitanos verdes, rosas y palabras


"La palabra ahogada bajo las rosa"
Francis Ponge
Foto: "Jardines del Generalife". La Alhambra. Granada 
(foto Susana Inés Nicolini, Mayo 2010 )


Una rosa, ya de por sí, es excesiva,
como varios platos superpuestos ante un mismo comensal.
Es excesivo llamar a una hija Rosa, ya que es quererla siempre desnuda,
o bien en traje de noche, como cuando enrojece bajo las arañas de cristal,
perfumada por muchos bailes, radiante, emocionada, húmeda,
cubierta de gotitas y con las mejillas como fuego;
coloreada lo mismo que un biscote tostado por el horno.
La hoja verde, el tallo verde con reflejos de caramelo y las espinas
—¡Santo Dios! ¡De aspecto muy distinto al caramelo!— de la rosa,
son de gran importancia para el carácter de ésta.
Existe una forma de vencer a las rosas,
parecida a lo que se hace cuando se ponen espolones de acero
a los gallos de pelea, para ir más rápido.
(...)
Esta sería la sustancia de las flores: una carne mezclada con sus ropajes,
como modelada toda ella de satén.
Cada una, a la vez vestido y muslo (seno y blusón, además)
se puede tomar entre dos dedos —¡en una palabra! tocar como tal;
acercar, alejar de la punta de su nariz; abandonar, olvidar y volver a tomar;
preparar, entreabrir, mirar— y marchitarse en la necesidad
de una sola equimosis terrible de la que ya no se levantará:
con acre valor efectúa una especie de vuelta a la hoja
—el amor emplea, en cada muchacha, por lo menos,
algunos meses hasta llevarlo a cabo…
¡Abiertas, al fin! ¡Calmadas sus crisis de neurastenia agresiva!
Este arbusto batallador, erguido sobre sus espolones,
y que hincha su plumaje, perderá rápidamente algunas flores…
Una superposición matizada por platillos.
Un levantamiento de tiernos escudos alrededor del pequeño montón,
de un polvo fino, más precioso que el oro.
Las rosas son, en una palabra, como las cosas en el horno.
El fuego de arriba las aspira, aspira la cosa
que se dirige hacia él (fijaos en los soufflés)…, quiere pegársele;
pero no puede avanzar más que hasta un cierto lugar:
entonces ella entreabre los labios y le envía sus emanaciones gaseosas,
que se inflaman…, así es como enrojece y ennegrece,
luego la cosa hecha humo y se inflama en el horno:
se produce como una eclosión en el horno y la Palabra no es más que…
Esta es, también, la razón por la que hay que regar las plantas,
ya que los principios húmedos, sobornados por el fuego,
arrastran a continuación suya los demás principios
de los vegetales hacia su elevación.
Con el mismo impulso, las flores entonces destapan
—definitivamente— su frasco.
Todas las formas de hacerse distinguir les son buenas.
Dotadas de una conmovedora enfermedad (parálisis de los miembros inferiores),
agitan sus pañuelos (perfumados)…
Ya que, para ellas, en verdad, para cada flor,
el resto del mundo parte incesantemente de viaje.

  
(Traducción anónima)







viernes, 4 de junio de 2010

mis gitanos verdes, un viaje y muchos sueños (tres)...

Ruta de los Nazaríes
(entre Chamberí y Devoto)

Esta ruta, dedicada a los protagonistas del importante capítulo final de la Reconquista, es el epílogo resplandeciente de la rica historia del Islam en la Península Ibérica. La ruta se inicia en los puertos de Sierra Morena, por dónde irrumpió el avance cristiano que, a la postre, resultaría determinante para el nacimiento del reino nazarí. La etapa inicial se sitúa, pues, en las Navas de Tolosa, junto con Despeñaperros, encrucijada entre la meseta manchega y el valle del Guadalquivir, donde se libró la partida decisiva que acarrearía la apertura de Andalucía a la Cristiandad.
De la situación creada surgiría en Arjona un caudillo, fundador del linaje nazarí, que, tras habilidosas y prolongadas maniobras, lograría consolidar un estado propio y establecerse en Granada. El camino de la ruta marcó para siempre el paisaje y los pueblos del Santo Reino de Jaén y de las tierras limítrofes de la provincia de Granada.
Visita primero las villas fortificadas y ciudades de los escalones de Sierra Morena. Se remansa, después, en las poblaciones de la campiña occidental de Jaén..Luego toma rumbo de las lomas del alto Guadalquivir, por Baeza y Übeda, para contornear Sierra Mágina y entrar en la capital jiennense. Y desde allí, su último trecho, conectando la cabecera del Guadalquivir y la vega de Granada, donde, al fin, el itinerario se rinde ante su destino lleno de luces y emociones.
Con la desintegración de al-Andalus, el reino nazarí de Granada, último reducto musulmán hasta la toma de la ciudad por los Reyes Católicos, vivió una edad dorada de las artes y las ciencias. El impresionante conjunto de La Alhambra, con Sierra Nevada al fondo, es el símbolo por excelencia de la presencia musulmana en Andalucía.
El patio de los Arrayanes, el de los Leones, el Generalife, sus fabulosos jardines y el palacio renacentista de Carlos I, componen una armoniosa combinación de arte y naturaleza. Musa de artistas y poetas, la ciudad entera se reviste de ojivas, almocárabes, celosías, baños, fuentes y hermosas torres, como la de La Vela. ¡Que decir! de los Cármenes del albaycin y las cuevas del Sacromonte. Deteniéndose a mirar estos tesoros no resultan extrañas las lágrimas que derramó Boabdil, último rey de Granada…

(aqui van sólo algunas de las maravillosas imágenes que se pueden apreciar alli)




Quiero agradecer con éstos posteos a la persona que hizo posible que cumpliera uno de mis más anhelados sueños. A Manumar...y su gente.